¡Atención! “Secuestros virtuales” telefónicos en Madrid

Facebooktwitterredditpinteresttumblrmail

Si eres vecino de Madrid, y recibes en los próximos días una llamada de un número extranjero u oculto, diciendo tener a un familiar suyo secuestrado… eres víctima de la nueva y frecuente modalidad de estafa en la capital española los últimos días.

Madrid ha sido el lugar elegido por los estafadores para llevar a cabo acciones fraudulentas de secuestros virtuales telefónicos. El interlocutor hace creer a las potenciales víctimas el secuestro y retención de un familiar, y exige una importante cantidad de dinero con rapidez para así poder ser liberado. Varios madrileños denunciaron la pasada semana ante las autoridades haber sido víctimas de un “secuestro virtual”. El secuestro virtual se caracteriza por hacer creer, mediante una llamada telefónica, el secuestro de una persona cercana, ya sea, familiar o amigo, exigiendo con rapidez importantes cantidades de dinero para la supuesta liberación. No obstante, se trata de una simulación de secuestro, y, por tanto, una estafa.


¿“Modus operandi”? Llamada proveniente de un número extranjero, o en su defecto, número oculto, haciendo creer la retención de una persona conocida y próxima a la víctima, generalmente un familiar de primer grado (padre, madre, hijo, hija) o segundo grado (nieto, nieta, hermano, hermana). Por consiguiente, la supuesta liberación solo se producirá si se siguen las instrucciones del llamante y se deposita una elevada cantidad monetaria, mediante transferencia. El falso secuestrador prolonga la llamada lo máximo posible, y mediante el uso de determinadas palabras, provoca angustia y una situación de bloqueo en la víctima, impidiendo así pensar racionalmente. Además, el objetivo de alargar la llamada persigue la finalidad de evitar que la víctima pueda intentar ponerse en contacto con el familiar supuestamente secuestrado. En ocasiones, la llamada va acompañada de una grabación donde se escucha supuestamente a la persona víctima del secuestro llorando, o, hablando poco y alterado impidiendo identificar si la voz se corresponde o no con el conocido. A continuación, proporcionan los datos de pago: lugar y persona a quien se debe hacer la transferencia en ese mismo instante, sin cortar la llamada.

¿Son llamadas aleatorias? En ocasiones sí, sin embargo, en otras ocasiones los estafadores se hacen con información personal mediante los perfiles de las víctimas potenciales en las redes sociales, otorgando mayor realismo a la acción que van a llevar a cabo. Por tanto, desde tellows, recordamos lo importante qué es ser precavidos con respecto a lo que publicamos en las redes sociales.

¿Qué papel ocupa tellows en estas acciones fraudulentas? La amplia base de datos de tellows previene acciones fraudulentas como la descrita. Si la víctima recibe la llamada en su teléfono móvil y tiene instalada la app tellows (disponible para Android e iPhone), puede conocer a tiempo real la fiabilidad de la llamada entrante. Por otro lado, tellows cuenta asimismo con protección disponible para líneas fijas (en numerosas ocasiones son las personas de avanzada edad las víctimas de acciones fraudulentas como el “secuestro virtual”).

Consejos:

  • No contestar a llamadas procedentes de lugares extranjeros. El prefijo que han utilizado los estafadores ha sido el +56 o 0056, según las últimas denuncias interpuestas ante la Policía Nacional por los numerosos afectados. El prefijo +56 se corresponde con Chile, y en siguiente enlace puede encontrar valoraciones de números fraudulentos en chile.
  • En caso de contestar la llamada, desconfiar si nos dicen tener secuestrado a una persona que conocemos, aunque se escuchen personas llorando, o solicitando ayuda cuya voz pueda resultar familiar… por lo general se trata de grabaciones. Puedes descubrir el engaño mediante la pregunta de datos muy personales como al fecha o lugar de nacimiento de la víctima (no obstante, ten en cuenta que esta información aparece en ocasiones en las redes sociales y los estafadores pueden conocerla, por consiguiente).
  • No realizar el rápido pago que exige el supuesto secuestrador. El estafador pretende hacerse de forma rápida con dinero de la víctima aprovechando su situación de shock durante la llamada.
  • No proporcionar datos personales como teléfonos, nombres de familiares, y ser muy precavidos en la información que publicamos en las redes sociales, especialmente si el perfil es público.
  • Y la última, y más importante, ponerse en contacto con la Policía (091). Se debe informar a las autoridades pertinentes tanto en caso de consumarse el delito, como en aquellos casos en que se ha detectado que se trataba de una estafa y por tanto, han colgado la llamada. Proporcionar la máxima información sobre la llamada y supuesto secuestrador es importante, para que así la policía pueda poner medidas cuanto antes.

Tu equipo tellows.

Facebooktwitteryoutubeinstagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *