¿Quién le ha dado mi número? Cómo lidiar con los call centers

Facebooktwitterredditpinteresttumblrmail

Suena el teléfono, contestas y al otro lado está un teleoperador de una compañía con la que nunca has contratado nada, que te propone su “increíble oferta” para ahorrar en la factura mensual y tú te preguntas: ¡¿pero quién le ha dado mi número?!

Lo que más nos sorprende a veces es que aparte de nuestro número de teléfono, también conozcan otros datos de nosotros, como nombre, apellido, nuestra actual compañía, etcétera.
Lo cierto es, hoy más que nunca, que hay que tener mucho cuidados con los consentimientos que concedimos al tratamiento de nuestros datos personales, pues estos son objecto de una verdadera compra-venta en los últimos años y se han vuelto un negocio muy lucrativo e importante.

¿De dónde sacan nuestros números de teléfono?

Una de las principales fuentes de dónde obtienen información sobre nosotros son las páginas amarillas o los directorios en línea, pero últimamente las empresas literalmente compran listas de números por grandes y pequeñas compañías que recolectan esta información que hemos cedidos durante encuestas, promociones o programas de fidelización.

Entonces, ¿cómo protegerse?

1) Antes que todo es muy importante prestar atención a la hora de conceder permisos al tratamiento de nuestros datos, pues a veces seguimos los pasos de una suscripción sin darnos cuenta de que aparte de consentir el almacén de los mismo para el fin mismo de la suscripción, también lo estamos dando para ceder nuestros datos a empresas terceras. A menudo la prisa de acabar con los formularios de un registro nos hacer pasar por alto estas pequeñas clausulas que al final se convierten en molestias futuras. Tomate siempre el tiempo que necesites para revisar los contratos de suscripciones .

2) Regístrate en las listas que las asociaciones y entidades nacionales para la protección de los consumidores ofrecen para los usuarios que no quieren recibir este tipo de llamadas promocionales por parte de empresas con las que nunca han tenido nada que ver. Algunos ejemplos:
En España → la Lista Robinson de la Asociación Española de Economía Digital (ADIGITAL);
En México → El registro REPEP (Registro Público para Evitar Publicidad) de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco);
En Argentina → El Registro Nacional No Llame de la Agencia de Acceso a la Información Pública;
En Chile → El portal No Molestar del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac);
En Colombia → Se espera la puesta en función del Registro Público de Consumidores, administrado por la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor.
Según las leyes de los países que proporcionas estas listas, las empresas estás obligadas a consultar dichos registros antes de contactar a los consumidores, o serán sancionados con una multa por incumplir con la ley.

3) Denuncia a las compañías que no respetan tu decisión de quitar el permiso de recibir estas llamadas y te siguen llamando no obstante te hayas dado de alta en los registros mencionados arriba. El registro en esta listas normalmente se vuelve efectivo después de 30-90 días; si pasado este periodo de tiempo sigues recibiendo llamadas molestas por parte de compañías con las que no has contratado nada, entonces tienes las oportunidad de denunciarlas a través de las páginas web de las mismas listas o a las autoridades competentes como la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales (DNPDP) en Argentina, el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) en México, o el Servicio de Registro Civil e Identificación (SRCeI) en Chile, porque estarían incumpliendo con la ley. Sin embargo hay que recordar que este registro no tiene efecto sobre las llamadas con temas de cobranza pero sí puedes denunciar a las empresas que hayan cedido a terceros tus datos sin tu consentimiento.

Y mientras tanto, ¿cómo puedo resolver las llamadas de los call centers de forma rápida y sencilla?

Una solución para acabar la llamada de inmediato sin tener que colgar de golpe y, con la posibilidad de sacar nosotros alguna información a ellos, es hacer preguntas muy específicas; el objetivo es por un lado ‘cansar’ a nuestros interlocutor o ponerlo en una posición incomoda hasta decidir colgar él mismo y posiblemente no volvernos a llamar por días, y por otro lado averiguar por sus respuestas si nos están tratando de engañar o de dónde han sacado nuestros datos. Algunas opciones pueden ser:

• Hola, ¿con quién hablo? ¿Es usted..?
• ¿Me repite el nombre de su compañía, por favor?
• ¿Le puedo preguntar dónde/cómo encontró mi número?
• ¿Cómo saben estos datos ustedes?
• Si ya he dicho a sus compañeros que no estoy [email protected], ¿por qué me siguen llamando?
• Si no gestiona usted esta información, ¿quién lo hace?
• Si su compañía no se empeña en garantizar transparencia en la gestión de los datos y de las peticiones de sus clientes, ¿por qué tendría que seguir dedicándole mi tiempo y darles más datos sobre mí?
• ¿Dónde puedo encontrar esta información de forma escrita para averiguar yo misma lo que me ofrece?
• Bueno, si la oferta solo es válida por teléfono está claro que no les importan el bien de sus clientes.

Además, podrás reportar los números más molestos en las páginas web de tellows España, México, Argentina y Chile y bloquearlos gracias a nuestra aplicación para iPhone y Android.

Más artículos relacionados en nuestro blog:

¿Cómo saben mi número? La industria de la venta de base de datos

Legislación contra las llamadas fraudulentas. ¿Existe? ¿Es efectiva?

El fraude telefónico del “sí”

También puedes consultar y descargar gratis nuestra revista oficial para más información y consejos.
Tu equipo tellows

Facebooktwitteryoutubeinstagram - Follow us on Social Media

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *